Clínica Doctora Bonina: los mejores tratamientos faciales después del verano

/COMUNICAE/

A la vuelta de las vacaciones de verano, la piel del rostro puede estar deshidratada y fatigada debido a la exposición al sol y a los ritmos desequilibrados. Para atenuar las pequeñas arrugas y manchas que son más visibles debido al estrés sufrido, se le puede aportar nutrición e hidratación con tratamientos de choque específicos

Según la clínica de medicina estética en Madrid Doctora Bonina, hay situaciones en las que la piel está especialmente fatigada y necesita un poco más de ayuda que los tratamientos diarios normales.

Uno de estos momentos es el final del verano, cuando, debido a los baños de sol y a los ritmos desequilibrados, la piel aparece más estresada y deshidratada, con pequeñas arrugas y discromías más evidentes.

Los efectos de la exposición prolongada al sol en la piel
Este estado de estrés oxidativo puede provocar diversos daños a nivel celular: la piel aparece apagada y desigual, y ésta es la primera manifestación del envejecimiento cutáneo. Si no se detectan estos signos, las consecuencias pueden ser un debilitamiento y el consiguiente envejecimiento prematuro de la piel.

Pero la exposición al sol no es la única fuente de estrés a la que se somete la piel durante el verano: la exposición al viento, el mar, el cloro de la piscina, los horarios tardíos, los excesos en la comida y la bebida también influyen.

Por eso es importante hidratar y regenerar la piel del rostro al final del verano aportándole las sustancias que más necesita.

Consejos para regenerar e hidratar la piel después del verano

Hidratación antienvejecimiento a medida
La hidratación de la piel es crucial no sólo para mantener las funciones que realiza, sino también para el aspecto que presenta. Una piel bien hidratada tiene un aspecto más sano y brillante, está mejor protegida y está menos expuesta al envejecimiento cutáneo.

Además de asegurarse de que se hidrata correctamente bebiendo mucha agua y llevando una dieta rica en frutas y verduras, los mejores aliados de la piel en la hidratación se llaman Ácido Hialurónico y Proteoglicanos.

El ácido hialurónico es un eficaz agente hidratante y antienvejecimiento que proporciona una hidratación inmediata y confort a la piel al asegurar una prolongada liberación de agua a las capas más profundas de la piel. La acción de relleno de los tejidos también mejora el aspecto de la piel al reducir la profundidad de las arrugas.

Los proteoglicanos, glicoproteínas presentes de forma natural en la piel, son uno de los principales componentes de la matriz extracelular junto con el ácido hialurónico y el colágeno.

Los proteoglicanos son también activos eficaces que, gracias a su papel de «moléculas puente» entre las fibras de la matriz, refuerzan las estructuras de soporte de la piel, alisándola y restaurando la estructura, la firmeza y la hidratación.

Hay que asegurarse de reforzar la rutina de belleza con tratamientos de choque que contengan estos ingredientes activos y que se repitan cíclicamente de 3 a 4 veces al año.

Conseguir la ración de antioxidantes, especialmente de vitamina C y E
Una dieta rica en antioxidantes desempeña un papel importante tanto en la prevención como en la limitación de los daños causados por la acumulación de radicales libres.

La vitamina C en particular, es un potente antioxidante indispensable para el organismo, capaz de estimular la síntesis de colágeno: puede, en particular, afinar la tez y dar a la piel un aspecto radiante a la vez que unifica el tono ya que también actúa a nivel de la melanogénesis, controlando la formación de las manchas.

Para recuperar la belleza y la luminosidad de la piel, es aconsejable realizar un tratamiento reparador e iluminador con vitamina C.

Regenerar profundamente la piel por la noche
Para regenerar y revitalizar en profundidad la piel del rostro cuando parece cansada y estresada, puede ser útil enriquecer la rutina de belleza con un tratamiento de choque diseñado específicamente para la aplicación por la noche.

Para la noche son excelentes las fórmulas con activos antioxidantes y fotoreparadores.

Por último, hay que recordar que, durante el día, lo ideal es utilizar productos para el cuidado de la piel a base de agua que garanticen la máxima frescura y ligereza. Para la noche, en cambio, es preferible elegir fórmulas con una mezcla equilibrada de aceites ligeros de absorción gradual, que son más nutritivas y, por tanto, perfectas para el descanso nocturno.

Tratamientos de medicina estética después de las vacaciones
El final del verano es el momento perfecto para centrarse en los tratamientos estéticos no invasivos, los más adecuados para cuidar la piel sometida a diversas tensiones, pero sin añadir otras nuevas.

Las manchas solares, la sequedad, las arrugas y las manchas son los problemas sobre los que se puede trabajar, pero también es posible actuar de forma preventiva contra los daños del sol en la piel.

Bio-revitalización
Entre los tratamientos menos invasivos están los de bio-revitalización, que se realizan con inyecciones de ácido hialurónico, polinucleótidos, aminoácidos y vitaminas.

Son perfectos para el periodo estival y la vuelta de las vacaciones porque no requieren un periodo de recuperación y las mejoras en la piel son visibles de inmediato.

Su acción es proporcionar un impulso nutricional que ayuda a la piel a afrontar el estrés ambiental externo con más energía.

La bio-revitalización cutánea devuelve a la piel su firmeza y turgencia, combatiendo la deshidratación de las capas tanto superficiales como profundas Como resultado, la piel del rostro aparece más tonificada, radiante y con un cutis saludable.

Botox para prevenir las arrugas
Otra sugerencia útil es la aplicación de toxina botulínica a final del verano, para suavizar las pequeñas arrugas y evitar que se acentúen por la exposición al sol o que se formen otras nuevas.

Se trata claramente de inyecciones de toxina botulínica que limitan las contracciones musculares que se hacen inconscientemente, por ejemplo, al sonreír o fruncir el ceño.

La toxina botulínica es muy eficaz, por ejemplo, para prevenir y combatir las arrugas glabelares, esos pequeños surcos que se forman en la raíz de la nariz, entre las cejas.

Peeling ligero y limpieza profunda
Por último, es aconsejable una limpieza profunda para revitalizar la piel y conseguir así eliminar toda la suciedad que se haya incrustado en los largos paseos por la playa, dejando a la vista puntos negros sobre todo en las zonas más grasas de la cara, la zona T, frente y nariz.

En particular, se sugiere un tratamiento específico, que limpie, exfolie y regenere que puede ser realizado de forma manual por una buena esteticista o a través de aparatología, donde con puntas de diamante se logre desincrustar la suciedad de los poros.

¿Los efectos? Se eliminan las impurezas y se introducen en la piel principios activos nutritivos que le confieren una gran luminosidad, desde la primera sesión.

Un consejo extra
Para obtener los máximos resultados, es importante combinar el tratamiento cosmético con una acción «desde dentro» integrando Colágeno y Ácido Hialurónico para combatir la aparición de arrugas y favorecer la elasticidad y luminosidad de la piel, y Manganeso para proteger las células del estrés oxidativo.

Hay que recordar que cada tipo de piel tiene necesidades diferentes y requiere tratamientos personalizados para la cara y el cuerpo, incluso después y no sólo durante la exposición al sol.

Fuente Comunicae


Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico