Los estadios más grandes de Europa

El fútbol es pasión, calidad y grandes dimensiones. El deporte español juega un papel clave en la relevancia del fútbol europeo a nivel mundial, especialmente en el apartado de los estadios.

El estadio más grande del continente europeo está en España y es el Camp Nou. La casa del Fútbol Club Barcelona y sede de varias finales como la de los Juegos Olímpicos de 1992 o la Champions de 1999 da cobijo a casi 100.000 espectadores. Una magnitud descomunal y poco habitual en Europa, máxime si se tiene en cuenta que el estadio no es de nueva creación y que en los noventa ya alcanzaba está cifra de aficionados. Pocos escenarios a nivel mundial lo superan.

El estadio de Wembley se acerca, pero no consigue alcanzar al Camp Nou. Es uno de los coliseos del fútbol con más historia y tras su reciente renovación acoge hoy en día a 90.000 aficionados. Es la sede principal de la selección inglesa de fútbol y la casa desde hace poco del Tottenham, que dejó atrás su clásico White Hart Lane para ver aumentada notablemente su masa social. Ahora es un estadio moderno que cumple con los requisitos para tener el nivel cinco estrellas.

También en Reino Unido está el tercer estadio de fútbol más grande de Europa. Se trata del Croke Park, la sede de la Selección Irlandesa en la que se organizan otros eventos como conciertos. Su renovación hace quince años supuso un paso de gigante, previo pago de más de 200 millones de euros, para convertirse en uno de los estadios más importantes del continente. Sus gradas atienden a más de 80.000 personas. El irlandés es un fútbol en auge que genera mucho interés de una afición que ha aumentado su nivel de apuestas y la búsqueda de bonos como éste.

En Alemania está el siguente estadio europeo en cuanto a capacidad. Es el Signal Iduna Park de Dortmund, donde cada dos fines de semana juega el Borussia sus partidos en la Bundesliga. El Mundial de 2006 dejó muy buenos estadios en Alemania y éste es uno de ellos. Cuenta, además, con la grada más grande del mundo. Una zona, ubicada tras una portería, con capacidad para 16.000 espectadores. En total, supera la cifra de 80.000 en su capacidad. Al igual que el Stade de France, de París. Ubicado en el barrio de Saint Denis, en este estadio Zinedine Zidane levantó en 1998 la copa de campeón del mundo para Francia. Es el principal feudo del combinado nacional francés y punto donde se disputa anualmente la final de la Copa de Francia. También vio a Portugal levantar el título de campeón europeo en 2016.

Por encima de los 80.000 espectadores también están otros tres estadios en Europa. Se trata del Santiago Bernabéu, San Siro y Olímpico Luzhnikí de Moscú. Los dos primeros han albergado finales de Copa de Europa. Precisamente, en Madrid ganó la Champions el Inter en el año 2010, con Mourinho al frente. Mientras que en Milán, el Real Madrid levantó su décimo segundo trofeo en 2017, tras superar al Atlético de Madrid en penaltis.